domingo, 13 de octubre de 2019

El descremado sociológico: la causa necesaria



Las instituciones públicas pierden utilidad cuando son incapaces de hacer individualmente atractivo lo socialmente conveniente. La crítica situación actual de la atención primaria es fruto de un crónico proceso de deterioro y debilitamiento por abandono debido a la inacción continuada de nuestras instituciones políticas, sanitarias y académicas que han hecho bien poco en las últimas dos décadas para que nuestra atención primaria sea individualmente más atractiva siendo, como es, socialmente muy conveniente. La situación empeora y pierden legitimidad cuando de la pasividad pasan a la acción y potencian tal deterioro con actuaciones que debilitan todavía más a la atención primaria. Según Rothman, la causa necesaria es aquella que cuanto está ausente, la enfermedad no puede ocurrir. Entonces, ¿cuál sería la causa necesaria de que la atención primaria en España esté como está?

domingo, 6 de octubre de 2019

De “eternamente femenina” a “eternamente sana”...



De “eternamente femenina” a “eternamente sana” (con la terapia hormonal sustitutiva). Una historia médica para no dormir.

Mercedes Pérez-Fernández, especialista en Medicina Interna, jubilada, Equipo CESCA, Madrid, España mpf1945@gmail.com
Juan Gérvas, médico general jubilado, Doctor en Medicina, Equipo CESCA, Madrid, España jjgervas@gmail.com @JuanGrvas www.equipocesca.org

¿“Eternamente femenina”?
Sí, es el título de un libro de inmenso éxito, publicado en 1966 en Estados Unidos. “Feminine Forever,” del Dr. Robert A. Wilson. Se vendieron millones de ejemplares e hizo rico a su autor, ginecólogo.

martes, 1 de octubre de 2019

La negra noche de la atención primaria

Hace tiempo que la atención primaria en España arrastra una existencia marginal. Ni se ve, ni se siente, ni se nota. Sobrevive como puede en la oscura clandestinidad. La negra noche cayó en la atención primaria hace más años de los que parece. Empezó entonces para ella un tiempo de penuria, una negra noche que extiende sus tinieblas hasta hoy. En esta noche de la atención primaria la oscuridad es tan intensa que ni siquiera la vemos, no somos conscientes de esa oscuridad ni de la degradación y miseria profesional en la que nos encontramos. Desgraciadamente, esa oscuridad no sólo se ha extendido, también se ha intensificado, se ha ennegrecido más en los últimos años de crisis. Obviamente hemos llegado a una situación de máxima emergencia. Pero como muchas veces ocurre, lo obvio se obvia.

domingo, 22 de septiembre de 2019

"Cuando ya no puedes más" cuatro años después: comentario del autor y del editor del blog


Comentario de Enrique Gavilán:

Escribí “Cuando ya no puedes más” hace cuatro años. Desde entonces, yacía en el fondo de un cajón, olvidado, inacabado. Después de varios años desquiciado y malherido por el trabajo, con el alma desfigurada y la ilusión perdida, en los que todos mis intentos por recomponerme habían fracasado, un mal día tuve una fuerte discusión con un familiar, y todo saltó por los aires. Me había resquebrajado por los cuatro costados. Una locura.

Fue entonces cuando sentí el impulso de registrarlo todo. Durante dos meses, con disciplina, me levantaba todos los días temprano como si fuera a ir a trabajar, pero para quedarme en casa escribiendo. Necesitaba cartografiar los senderos que cercaban el precipicio en el que había caído y al que no quería volver a asomarme nunca más. Me salió del tirón, de principio a fin. Acabé exhausto, pero satisfecho. No tenía ninguna certeza, pero sí la intuición de que había dado carpetazo a los días más oscuros de mi vida. Escribir me había servido de catarsis.

sábado, 14 de septiembre de 2019

CUANDO YA NO PUEDES MÁS, por Enrique Gavilán





CUANDO YA NO PUEDES MÁS, es el título del libro (aquí y aquí) que acaba de publicar nuestro querido y admirado Enrique Gavilán. El libro está ya a la venta online en algunas librerías (por ejemplo: aquíaquí y aquí) y en Amazon (aquí) y físicamente en las librerías de las grandes capitales y a partir del 16 en el resto. Se trata de una historia personal de superación ante la adversidad laboral. «Sin edulcorantes, sin grandes pretensiones. Solo contar una historia. Mi historia», en palabras del propio Enrique.