Páginas vistas en total

domingo, 13 de junio de 2021

Lideres en seguros médicos privados y en la trituradora

La figura adjunta procede de los últimos informes de la patronal del seguro Unespa (aquí y aquí) y muestra la proporción de población española (23,35%) y por CCAA con algún tipo de seguro médico privado en 2020. Madrid y Cataluña están a la cabeza de las CCAA con un 36,65% y 31,82% respectivamente. Estos seguros acumularon en 2020 más de 12,8 millones de asegurados sin contar los más de 5,3 millones con un seguro dental. Millones de estos seguros de salud están incentivados fiscalmente y contribuyen decisivamente al descremado sociológico de la atención primaria. Pero la situación de la atención primaria en las CCAA líderes en seguros médicos privados es ya irreversible y su mantenimiento moribundo la convierte en una trituradora de carne médica.



Tipos de seguros de salud en España
Existen tres tipos de seguros de salud en España, dos de los cuales están más relacionados entre ellos (el seguro de asistencia sanitaria y seguro de reembolso). El objetivo de estos dos tipos es aportar a los asegurados el acceso a servicios de salud; por eso conjuntamente se denominan seguros “de prestación de servicios”. La diferencia es el enfoque que utiliza cada uno de estos seguros. El seguro de asistencia sanitaria facilita, a cambio del pago del precio del seguro, acceso a un conjunto cerrado de servicios sanitarios sin más coste que el propio pago ya citado. El seguro de reembolso de gastos médicos es un seguro que, presentando o no un cuadro médico de asistencia sanitaria como el anterior, también incluyen la posibilidad de que el asegurado haga uso del servicio sanitario de su elección y, entonces, el asegurador le reembolse un porcentaje de dicho pago. El tercer tipo es el seguro de subsidio. Es un seguro que indemniza al asegurado en el caso de que deba estar de baja por enfermedad, hospitaliación, o causa relacionada con la salud. A su vez, estos tres tipos de seguros pueden ser colectivos (aseguramiento, por ejemplo, de los trabajadores de una empresa) o individuales. El precio medio de la póliza en el caso de los seguros colectivos suele ser menor que el del seguro individual pues, además de que los asegurados suelen ser sujetos activos laboralmente (más sanos que el promedio de la población), los riesgos se compensan dentro del mismo colectivo asegurado, cosa que no ocurre cuando el sujeto que pretende comprar el seguro lo hace a título individual. En España, los seguros colectivos están incentivados fiscalmente, también los individuales adquiridos por autónomos y, en algunas CCAA, también cualquier individual sea o no adquirido por un trabajador autónomo. Además, cualquiera de estos tipos de seguros de salud está exento del Impuesto sobre Primas de Seguros.



Casi 13 millones de asegurados en 2020
Según informa UNESPA, 12.802.596 españoles cuentan con algún tipo de seguro de salud, lo que significa el 23,35% de la población. El total de sujetos con un seguro de "prestación de servicios" (asistencia sanitaria + reembolso) es de 11.056.803, mientras que el número de sujetos con un seguro de subsidios es de 1.745. 792.  Dentro de los 11.056.803 asegurados con un seguro de "prestación de servicios" tenemos 10.292.344 con un seguro de asistencia sanitaria y 764.459 con un seguro de reembolso de gastos médicos.  Por último, dentro de los 10.292.344 sujetos con un seguro de asistencia sanitaria tenemos los 1.788.492 mutualistas que eligen provisión privada por este tipo de seguros. La siguiente tabla confeccionada a partir de los datos de UNESPA muestra todo ello.

Estos casi 13 millones de asegurados en 2020 seguro que se superarán durante 2021 por la repercusión de la pandemia en la sanidad pública. Sólo en los primeros tres meses de 2021 este ramo de seguros ha crecido casi un 4%  (aquí).



Asegurados según grupos de edad
UNESPA ofrece información sobre la distribución de los asegurados por tramos de edad para el conjunto de asegurados por prestación de servicios (asistencia sanitaria + reembolso).




Si acudimos al INE (aquí) para obtener la población española por los mismos tramos de edad que considera UNESPA, podemos calcular qué porcentaje de población está asegurada en cada uno de esos tramos de edad. La siguiente tabla lo muestra.

Sólo el 15,08% de los asegurados tiene 61 o más años de edad, mientras que la población española de 61 o más años representa el 24,57% del total poblacional. Claramente se observa que la población más envejecida está, proporcionalmente, menos cubierta por seguros médicos privados de prestación de servicios (asistencia sanitaria + reembolso). Los tramos etarios con mayor cobertura por seguros médicos privados son los que van de los 31 a los 50 años de edad. Por la Encuesta de Salud sabemos que los sujetos con seguros médicos privados (mutualistas y no mutualistas) son más jóvenes que los sujetos que no disponen de estos seguros (aquí), tiene mayor nivel educativo (aquí) y, además, pertenecen mayoritariamente a clases sociales medias-altas (aquí). Por  lo tanto, son las clases medias altas, más instruidas y activas las que más seguros de salud contratan y las que más se ven favorecidas por los beneficios fiscales que muchos de estos seguros llevan aparejados y que, para 2015 con muchos menos asegurados que en 2020, suponían un coste fiscal estimado en unos mil millones de euros (aquí).



La atención primaria se muere: ¿y qué? ¿le importa a alguien?
Dos de las CCAA más pobladas y ricas, Madrid y Cataluña, son punta de lanza del aseguramiento médico privado en España con casi un 37% de madrileños y casi un 32% de catalanes con un seguro médico privado. Esto es sencillamente incompatible con tener una atención primaria apreciada y utilizada por la gran mayoría de la población y universalmente utilizada con efectividad por todas la clases sociales, dada la relación entre desarrollo de la atención primaria y seguros médicos privados (aquí) y las motivaciones para la compra de estos seguros ("Porque se puede ir al especialista sin consultar con el médico de cabecera")

Fuente: Barómetro Sanitario 2018. Resultados totales. Ministerio de Sanidad (aquí).


La atención primaria en España está quedando para "la gente" pero en algunas CCAA como Madrid y Cataluña el deterioro de la atención primaria ya no tiene retorno. Con casi un 37% de madrileños y casi un 32% de catalanes con un seguro médico privado, la situación de atención primaria en estas Comunidades ya no tiene vuelta atrás, ya es irreversible: ni con dinero se arregla pues su atención primaria ya no tiene suficiente apoyo social. La atención primaria en Madrid y Cataluña es ya sólo para "la gente", para quienes no pueden comprarse un seguro médico privado. Por eso, importa poco o nada que la atención primaria se muera. Cada vez hay más gente que piensa que esto no le afecta ni le afectará pues tienen un seguro médico privado que -suponen- les protege del deterioro de la primaria: las clases sociales medias-altas, bien instruidas y activas. Pero se equivocan: a largo plazo es una trampa mortal (esto quizá lo explique en una entrada futura aunque no es tan difícil de entender, sobre todo si eres de clase media-alta y bien instruido).

Dada esta situación, importa poco que los médicos de familia y pediatras de los centros de salud tengan 50, 60 o 70 citas al día (entre presenciales y teléfonicas), antes de la pandemia todas presenciales. Por eso, importa poco que la absoluta no sustitución de los médicos ausentes por enfermedad o vacación signifique la sobrecarga inaguantable del resto de compañeros que han de hacer su trabajo y el de los ausentes. Por eso, importa poco que la longitudinalidad se vaya al carajo. Por eso, importa poco que las centralitas de los centros de salud estén continuamente saturadas y no se dé respuesta a todas las llamadas entrantes. Por eso, importa poco que los médicos de familia que acaban su especialidad prefieran ir a las urgencias hospitalarias y no hospitalarias antes que al centro de salud. Por eso, importa poco o nada que la atención primaria se muera, porque las clases medias-altas bien instruidas y activas ya se han buscado la vida (ayudadas en gran parte, no hay que olvidarlo, por la incentivación fiscal; es decir, con el dinero de todos, incluso con el dinero de aquellos que no se pueden permitir un seguro médico privado). La atención primaria en Madrid y Cataluña ya se han quedado sin el apoyo social que podría hacer que mejorara. Ya no hay marcha atrás, es pura beneficencia.







Pero la atención primaria muere matando: la trituradora
La atención primaria en España muere (aquí). Muere por abandono, por desinterés, por falta de recursos, por falta de innovación, por falta de reaños. Muere por falta de muchas cosas, pero también muere por excesos, sobre todo por exceso de deterioro institucional (aquí). Pero el caso es que la atención primaria muere matando, se está convirtiendo en una especie de trituradora de carne médica, especialmente de la de aquellos médicos de familia y pediatras que llevan muchos años ejerciendo en los centros de salud. Ahora mismo, los médicos de familia y pediatras que llevan muchos años de servicio en zonas urbanas, unos con puesto fijo y otros interinos de larga evolución, son los más afectados por las cuchillas de la trituradora. Testigos directos del crónico y creciente deterioro, agudizado por la pandemia, han perdido toda esperanza de ver algún tipo de mejora en los próximos años. Lo ocurrido durante la última década no presagia nada bueno para la década inaugurada este año. Plantillas envejecidas de médicos que no han visto mejora alguna y, lamentablemente, tampoco la esperan antes de su jubilación a la que llegarán, en muchos casos, siendo interinos. Las nuevas promociones de residentes huyen despavoridos ante la situación, huyen a las urgencias hospitalarias, a las urgencias de atención primaria, al extranjero o se cambian de especialidad. Algunos otros jóvenes médicos de familia, si no son pasto de la precariedad laboral, lo intentan con ganas pero son los menos. La trituradora está en marcha. Este verano, la trituradora triturará más que nunca. Es la fase previa, de duración indeterminada, a la desconexión de respirador que insufla algo de aire a una atención primaria moribunda. Para morir así, más nos valdría desconectarla ya. ¿La desconectamos?









Para suscribirte al blog, escribe tu dirección de correo en el siguiente recuadro:

Tras escribirla, clica en "Suscribirse". Recibirás enseguida en tu correo un mensaje de confirmación de FeedBuner. Si no aparece en la bandeja de entrada, mira en otras bandejas (spam, por ejemplo). Es imprescindible responder a dicho correo de confirmación para estar correctamente suscrito.

3 comentarios:

  1. Estaremos encantados de explicar el entramado de intereses económicos que mueven las aseguradoras y los grupos hospitalarios a costa de pacientes y médicos.
    Mi correo presidencia@unipromel.es

    ResponderEliminar
  2. Creo que es acertado el exponer el sinsentido de que los funcionarios públicos tengan aseguradoras privadas, pero afirmar que la atención primaria está muerta es exagerado. La mayoría de la población no tiene acceso a la sanidad privada, y las listas de espera para los especialistas son larguísimas. Creo que hay que reivindicar una Atención primaria de calidad, con poca burocracia y mucha formación .

    ResponderEliminar