jueves, 9 de febrero de 2012

Gasto en farmacia hospitalaria y de receta: ¿hablamos de lo mismo?


Según el Informe del Grupo de Trabajo de Análisis del Gasto Sanitario Público de 2007, el gasto farmacéutico en recetas y el gasto en farmacia hospitalaria representaron el 23,0% y el 5,2% del gasto sanitario público, respectivamente, en el promedio del periodo 1999-2005. Lo que significa que la parte destinada a medicamentos dentro del gasto sanitario público alcanzó el 28,2% en el promedio de dicho periodo, con la particularidad de que el gasto en farmacia hospitalaria creció entre 1999 y 2005 casi con el doble de intensidad que el gasto en farmacia de receta (15,8% vs. 8,7%).
El comportamiento del gasto en farmacia hospitalaria difiere sustancialmene del comportamiento del gasto en farmacia de receta en relación con la riqueza y el envejecimiento poblacional de las Comunidades Autónomas. Lo publiqué en Salud 2000 y lo ilustro ahora con las siguientes correlaciones graficadas. ¿Qué factor epidemiológico explica que el gasto en farmacia de receta sea mayor en las comunidades más pobres al tiempo que es menor en ellas el gasto per cápita en farmacia hospitalaria? ¿Y cuál explicaría que el gasto per cápita en farmacia de receta sea mayor en las más envejecidas y no lo sea también el gasto per cápita en farmacia hospitalaria?



Los publicados en 2007 por el Grupo de Trabajo de Análisis del Gasto Sanitario Público y referidos al periodo 1999-2005 son los únicos datos oficiales sobre gasto en farmacia hospitalaria presentes en la página web del Ministerio de Sanidad. En la Estadística del Gasto Sanitario Público, el gasto en farmacia hospitalaria se incluye sin desagregar dentro del capítulo de gasto en atención hospitalaria-especializada por lo que no es posible su identificación ni aislamiento. Algo que sí será posible en un futuro próximo si, como señala Relaño, se adaptan nuestras cuentas sanitarias al Sistema de Cuentas en Salud de la OCDE y si se cumple el RD 1708/2010 que manda se identifique y publique trimestralmente en las estadísticas sanitarias el gasto farmacéutico de los hospitales.

Sin embargo, en un interesantísimo y recomendable libro recientemente publicado (Sobre medicamentos y farmacoeconomía, A. Iñesta) se ofrece información sobre ambos gastos farmacéuticos relativa al periodo 1982-2010. ¡Impagable! El gasto farmacéutico total (farmacia de receta + farmacia hospitalaria) alcanza ya el 30% del gasto sanitario público. El gasto en farmacia hospitalaria representó ya en 2010 el 10% del gasto sanitario público. Corto y pego seguidamente dos ilustrativos gráficos de este libro.




A partir de estos datos del libro de A. Iñesta y de los del Ministerio se puede dibujar la siguiente gráfica en la que se compara el crecimiento entre 1991 y 2009 del gasto sanitario público (GSPu), gasto de personal (GPER), del gasto en farmacia de receta (GFAR_rec) y gasto en farmacia hospitalaria (GFAR_hos). Habla por sí sola.


Si mis cálculos no fallan demasiado es posible que este año 2012 alguna comunidad autónoma ya gaste más en farmacia hospitalaria que en atención primaria. ¡Qué tiempos aquellos en los que la parte del gasto sanitario público destinada a la atención primaria era mayor que la destinada a la farmacia de receta y, desde luego, mayor que la destinada a la farmacia hospitalaria!

A pesar de lo que está ocurriendo con el crecimiento del gasto en farmacia hospitalaria y su diferente comportamiento en relación con la riqueza y el envejecimiento poblacional de las comunidades autónomas, no se conoce ninguna crítica hacia el mismo similar a la que se nos tiene acostumbrados en relación con el gasto en medicamentos de receta (tildado de «despilfarro») ¿Será que sólo se considera «despilfarro» el gasto en medicamentos cuando se origina en el centro de salud y no cuando se produce en el hospital?


No hay comentarios:

Publicar un comentario