lunes, 1 de junio de 2020

Sanitarios en activo fallecidos por Covid19: cuando los números hablan por los muertos

A fecha de hoy, y salvo error u omisión, un total de 95 profesionales en activo del ámbito sanitario o sociosanitario han fallecido por Covid-19 en toda España. Fue la primera Encarni Vicente, la enfermera de 52 años del hospital de Galdakao, Vizcaya, fallecida el 18 de marzo. El último fue Leonardo Dante González, médico en una residencia de ancianos del pueblo de Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real, fallecido el pasado 20 de mayo. Entre la primera y la última muerte han transcurridos 64 días, lo que significan 3 muertos cada 2 días (1,48 muertos/día). Llevamos 10 días sin noticia de ningún fallecimiento más. Trabajaban en el ámbito público 62 de ellos y 33 en el privado. Destacan, por profesiones,  51 médicos y 16 farmacéuticos comunitarios. El resto han sido, 8 auxiliares de clínica, 5 trabajadores de la limpieza, 4 enfermeros, 4 celadores, 3 conductores de ambulancia, 2 técnicos de farmacia,1 administrativo, y 1 odontólogo. El 19% de todos los fallecidos eran médicos que ejercían en centros de salud que, además, representaban el 35% de todos los médicos fallecidos y el 53% de los médicos fallecidos en la sanidad pública. Los números hablan por los muertos y lo hacen de forma clara sobre la mayor y más precoz mortalidad por Covid19 entre los médicos de atención primaria. Primero la relación de fallecidos. Después, los números hablarán por los muertos. Veámoslo todo.















Los números hablan por los muertos
Según profesión, el grupo más numeroso de fallecidos ha sido el de los médicos con 51 muertos:  34 de la sanidad pública, 14 de la sanidad privada, 2 médicos de residencias de ancianos y un voluntario. 

Vamos a centrarnos en el grupo de 34 médicos de la sanidad pública. Estos son sus nombres, lugar de trabajo, edad y ordenados por fecha de fallecimiento. El primer fallecido fue la Dra. Isabel Barragán, el 24 de marzo, mientras que el último fue el Dr. Alberto Tejedor, el 19 de mayo.

Destaco en amarillo los 18 médicos que trabajaban en centros de salud y en azul los 16 restantes. La media de edad de los 34 es de 60 años, sin diferencias entre los que trabajaban en centros de salud y el resto también situada en 60 años. Por sexos, tenemos 30 varones y 4 mujeres.




A simple vista, al ordenarlos por fecha de fallecimiento, se puede apreciar que al principio del periodo predominaron los médicos que trabajaban en los centros de salud. No obstante, adjunto la siguiente figura que recoge el número de fallecimientos acumulados a lo largo del periodo en un grupo y en el otro.



Los médicos de los centros de salud murieron más
Los médicos de los centros de salud son menos de la mitad que los médicos que trabajan en otras partes de la sanidad pública, sin embargo presentan mucho más muertos por Covid19. Los médicos de los centros de salud no sólo han muerto más en términos absolutos (18 vs. 16). En términos relativos, han muerto muchísimo más si se tienen un cuenta su peso dentro del total de médicos de la sanidad pública.  En 2018, los médicos en atención especializada eran 83.256 según los datos del SIAE, mientras que los datos del SIAP hablan de 35.535 médicos de EAP entre médicos de familia y pediatras, todo ello disponible en el Portal Estadístico del Ministerio de Sanidad (aquí).


Los médicos de los centros de salud murieron antes
Los médicos de los centros de salud no sólo han muerto más que los demás, también empezaron a morir mucho antes. Y eso únicamente pudo ser porque se contagiaran antes: durante aquellas semanas finales de febrero y las primeras de marzo, cuando se nos decía que no había transmisión comunitaria del virus y que el paciente sin síntomas no contagiaba.


Errores que matan
En esas últimas semanas de febrero y primeras de marzo, los médicos de atención primaria no disponíamos de capacidad diagnóstica mediante ninguna prueba (tampoco la tuvimos luego durante los peores días de la epidemia). Pero es que tampoco podíamos diagnosticar por sospecha pues se nos insistía en que el virus no circulaba entre la población y sólo podíamos sospechar el diagnóstico en aquellos casos clínicamente compatibles que, además, cumplieran los estrictos criterios epidemiológicos que las autoridades fijaron. Lo cierto es que ahora sabemos que esos criterios estaban equivocados y que el virus ya circulaba entre la población a mediados de febrero (aquí). Lo cierto es que también equivocadamente las autoridades sanitarias insistían en que el paciente asintomático no contagiaba (aquí), en contra de lo que ya se publicaba en las revistas científicas en el mes de febrero. Demasiadas equivocaciones que condujeron a demasiadas muertes entre profesionales y entre la población.





Para suscribirte al blog, escribe tu dirección de correo en el siguiente recuadro:


Tras escribirla, clica en "Suscribirse". Recibirás enseguida en tu correo un mensaje de confirmación de FeedBuner. Si no aparece en la bandeja de entrada, mira en otras bandejas (spam, por ejemplo). Es imprescindible responder a dicho correo de confirmación para estar correctamente suscrito.


MÉDICOS SANIDAD PÚBLICA

Centros de salud
Isabel Muñoz, 59 años, médica del centro de salud de Fuente de San Esteban, Salamanca (aquí).
Manuel Barragán, 63 años, médico del centro de salud Levante-Sur de Córdoba (aquí).
Sara Bravo, 28 años, médica del centro de Mota del Cuervo, Cuenca (aquí).
Santos Julián González, 63 años, médico del centro de salud Zona VIII de Albacete (aquí).
José Ramón Izquierdo, 61 años, médico del centro de salud Cuenca I (aquí).
Albert Coll, 63 años, médico de los consultorios de Os de Balaguer y Castelló de Farfanya, Lleida (aquí).
Antonio Gutiérrez, 60 años, médico del centro de salud  Eras de Renueva de León (aquí y aquí).
Carlos de Aragón Amunárriz, 65 años, médico del centro de salud de Yepes, Toledo (aquí y aquí).
Luis Fernando Mateos Arroyo, 64 años, médico del centro de salud de Linares de Riofrío, Salamanca (aquíaquí y aquí).
Jesús Montarroso Martín, 64 años, médico del centro de Salud Avenida de los Institutos de Alcázar de San Juan,  Ciudad Real (aquí).
José Luis San Martín Izcue, 55 años, médico del Centro de Salud San Pablo de Zaragoza (aquí, aquí, aquí, y aquí)
César Augusto Cueva Alcántara, 68 años, médico del centro de salud de Los Yébenes, Toledo (aquí, aquí y aquí)
José Manuel Fernández Cuesta, 61 años, médico del centro de salud Gran Capitán de Granada (aquí, aquí, aquí).
Manuel Garrido Fernández, 57 años, médico del centro de salud Alameda en Madrid (aquí).
Julián Cabrera Biosques, 67 años, 67 años, médico del centro de salud de El Valle de Jaén (aquí).
Sebastián Traba Hernández, 65 años, médico del centro de salud Nuevo Cáceres, Cáceres (aquí)
Inmaculada Hernández Beltrán, 60 años, médica del centro de de Salud de Pavones de Madrid (aquí, aquí)
José Antonio Fernández López, 61 años, médico del centro de salud San Agustín de Guadalix (Madrid) (aquí)


Especializada y urgencias
Luis Pérez Suárez, 61 años, SUMMA112 y urgencias hospital HM Vallés Madrid (aquíaquí y aquí).
Leopoldo Pérez González, 54 años, médico radiofísico, hospital de La Princesa, Madrid (aquí y aquí).
Vicente Sánchez, 63 años, médico del SAMU en Valencia (aquí, aquí, aquí, aquí y aquí)                                             
Héctor Garrido, 59 años, pediatra del hospital Santa Bárbara de Puertollano, Ciudad Real (aquí).
Emilio Úcar Corral, 58 años, director médico y gerente del Hospital Universitario Santa Cristina de Madrid (aquí).
Ricardo Pérez Flores, 62 años, jefe de digestivo del hospital de Albacete (aquí y aquí).
Joaquín Díaz Domínguez, jefe de cirugía general del hospital La Paz (aquí).
Santiago Piñol Sapena, 65 años, anestesista hospital de Sant Pau, Barcelona (aquí)
José Manuel Iriarte, 63 años, médico de la UVI móvil del Sescam de Tomelloso, Ciudad Real (aquí, aquí)
Pedro Marín Esquirol, 47 años, médico de urgencias, hospital San Juan de la Cruz de Úbeda, Jaén (aquí)
Manuel Rodríguez Picón, 62 años, especialista en Medicina Física y Rehabilitación, hospital Punta Europa, Algeciras, Cádiz (aquí).
Javier Marco Franco, 57años, jefe del servicio de planificación, calidad y control de proyectos del Hospital General de Valencia (aquí).
Luis Francisco Mifsut Rodríguez, 58 años, médico del SAMU en Valencia y de helicóptero sanitario de Castilla La-Mancha (aquí) (aquí).
Rocío Campos Cantero, 68 años, especialista de digestivo, hospital del Sureste de Arganda del Rey (Madrid) (aquí).
Alberto Tejedor Jorge, 63 años, nefrólogo e investigador del hospital Gregorio Marañón de Madrid.



RESTO PERSONAL SANIDAD PÚBLICA (ENFERMERÍA, DE AUXILIAR DE CLÍNICA, ADMINISTRATIVO Y CELADOR).
Encarni Vicente Verdejo, 52 años, enfermera del hospital de Galdakao, Bizkaia (aquí, aquí y aquí)
Pilar García Buendía, 60 años, auxiliar de clínica, hospital de Puertollano, Ciudad Real (aquí y aquí).
Fina Berenger, auxilar de clínica, hospital Dr. Peset de Valencia (aquíaquí y aquí).
Eli (Isabel A.B.), auxiliar de clínica del centro de salud de Faura, Castellón (aquí y aquí).
Nacho, auxiliar administrativo del hospital de Getafe, RHB pediatría (aquíaquíaquí, y aquí)
Pedro Carrillo León, 59 años, enfermero del hospital Neurotramatológico de Jaén (aquí).
Esteban Peñarrubia, 57 años, enfermero del hospital Severo Ochoa de Leganés, Madrid (aquí)                                              
Julio Sierra, Técnico Emergencias Sanitarias, conductor SAMU, Valencia (aquí)
Raúl Cardo, 51 años, Técnico Emergencias Sanitarias, conductor UVI Móvil 112, Tarancón, Cuenca (aquí).
Antonio del Villar, conductor de ambulancia que hacía traslados de pacientes al hospital Gregorio Marañón (aquí y aquí)
José Luis Elvira Muñoz, 55 años, celador, centro de salud Avenida de los Institutos, Alcázar de San Juan, Ciudad Real (aquí, aquí)
José Agapito Montero Mozos, 63 años, enfermero del centro de salud Carlos Mestre de Puertollano Ciudad Real (aquí).
María Ángeles Espinosa Rondán, 58 años, auxiliar de clínica, traumatología, hospital Punta Europa de Algeciras, Cádiz (aquí, aquí y aquí).
Yolanda Hernando, 60 años, auxiliar de enfermería, hospital de Fuente Bermeja, Burgos (aquí).
Marisol Sacristán, 57 años, celadora de urgencias del hospital general de Segovia (aquí y aquí).
Javier Ruíz Gallardo, 52 años, celador del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, Madrid (aquí, aquí)
Auxiliar de enfermería, 59 años, del hospital Virgen de los Lirios de Alcoy, Alicante (aquí).
José Algaba Mesa, celador, hospital Gregorio Marañón, Madrid (aquí, aquí)
Judith Mª Domínguez Cabezas, 41 años, odontóloga en el centro de salud Dr. Castroviejo, Madrid (aquí, aquí)
José Armando Espinosa Rojas, 55 años, cuidados paliativos del Instituto Catalán de Oncología, Barcelona (aquí).


OTROS PROFESIONALES SANTIARIOS DE CENTROS PUBLICOS O CONCERTADOS (RESIDENCIAS ANCIANOS, PERSONAL DE LIMPIEZA, VOLUNTARIOS,…)
Francisco Luis García Rodríguez, 61 años, médico del Geriátrico de Linares –público– (aquí, aquí).
Leonardo Dante González Quirós, 73 años, médico en la residencia geriátrica de Villarrubia de los Ojos, (Ciudad Real)(aquí)
Eloy Pérez Aguarón, 61 años, empleado de limpieza del Hospital Miguel Servet de Zaragoza (aquí, aquí)
Varón, 59 años, trabajador limpieza, hospital de Jerez (aquí)
Georgina Vasileva, 66 años, trabajadora de la limpieza, hospital Puerta del Hierro, Majadahonda, Madrid (aquí)
Loren, trabajadora de la limpieza, residencia de ancianos "Quijote y Sancho" de Torrijos (Toledo) (aquí)
Margarita, trabajadora de la limpieza, hospital de Fuenlabrada, Madrid (aquí).
Carlos, auxiliar de clínica, 50 años, de la residencia de ancianos de Alto del Prado en Vitoria (aquí).
Jaime Mata Guijarro, 73 años, médico general jubilado, voluntario en hospital Príncipe de Asturias, Alcalá de Henares, Madrid (aquí, aquí y aquí)


MÉDICOS SANIDAD PRIVADA
Francesc Collado Roura, de 63 años, consulta privada medicina de familia en barrio Sants y de cuidados paliativos en hospital de Barcelona (aquí).
Antoni Feixa, 57, otorrino del hospital Quirón de Barcelona (aquí).
Carlos Torres del Pozo, 62 años, consulta privada medicina de familia, Toledo (aquí).
Nerio Valarino González, 59 años, internista y médico de urgencias,  QuirónSalud Murcia (aquí y aquí).
Juan Antonio Mingorance Espinosa, 72 años, médico de familia en el centro privado Virgen de la Caridad, Cartagena, Murcia (aquí y aquí).
Joan Sitjes Costas, 71 años, pediatra en activo en la clínica privada Sant Josep de Manresa (aquí, aquí y aquí).
Aurelio Capilla, 57 años, director médico del Hospital Beata María Ana de Madrid (aquí).
Joaquín García Montalbán, 65 años, médico de urgencias, hospital Vithas Nisa de Sevilla (aquí y aquí).
José Manuel Sánchez Ortega, 80 años (en activo), cirujano general, clínica Sagrada Familia, Barcelona (aquí, aquí).
Baldomero Quintanilla Muñoz, 78 años (en activo), urólogo en la clínica Teknon en Barcelona (aquí, aquí).
Juan Rey Naya, 70 años, cardiólogo de la clínica Santa Elena y general de brigada de sanidad, Madrid (aquí).
M.ª Isabel Lobo Satué, 66 años, médico, cirugía plástica, San Cugat del Vallés, Barcelona (aquí).
Manuel García Garrido, médico general, fundador  y director del Game Centre Mèdic en Sant Boi de Llobregat, Barcelona (aquí).
Antonio Iniesta Álvarez, médico del trabajo, gerente servicio medicina del trabajo y prevención de riesgos laborales de Garrigues (aquí).


RESTO PERSONAL SANIDAD PRIVADA
Laura, 36 años, auxiliar de clínica, IMQ Zorrotzaurre de Bilbao. (aquí y aquí)


FARMACÉUTICOS COMUNITARIOS Y TÉCNICOS DE FARMACIA DE OFICINA DE FARMACIA
José Tomás Mijimolle, 79 años. Farmacéutico en el barrio de San Nicasio, Leganés (aquí).
María del Carmen Cuadrado, 82 años. Farmacéutica en el barrio de San Nicasio, Leganés (aquí).
Florentina Cimiano. Madrid. Farmacéutica en Madrid (aquí).
Nieves Quiralte. Farmacéutica en Madrid (aquí).
Santiago Díez García. Farmacéutico en Madrid (aquí).
Adriana Alia Gómez. Farmacéutica en Madrid (aquí).
Óscar J. Álvarez. Farmacéutico en Madrid (aquí).
Teresa Baca. Auxiliar de Farmacia en Madrid (aquí).
Julio Gutiérrez. Farmacéutico en Madrid (aquí).
Anónimo. Farmacéutico en Madrid (aquí).
Anónimo. Farmacéutico en Madrid (aquí).
Anónimo. Farmacéutico en Madrid (aquí).
Amparo Gadea, 65 años. Farmacéutica en Alcázar de San Juan, Ciudad Real (aquí).
Francisco Javier Santamaría, 63 años. Farmacéutico en Valdepeñas, Ciudad Real (aquí).
Pedro García, 68 años. Farmacéutico en Baños de Río Tobía, La Rioja (aquí).
Manuel Ruiz, 60 años. Técnico de farmacia en Loja (Granada) (aquí).
Hilario Pellín, 64 años. Farmacéutico en La Romana, Alicante (aquí).
Luis Ramudo. Técnico de farmacia en el barrio de Los Rosales, La Coruña (aquí).



10 comentarios:

  1. Pues la base del Ministerio de sanidad (personal sanitario PCR+), da una cifra de 52 sanitarios fallecidos hasta el 11 de mayo de 2020, que está muy por debajo de la tuya, lo que obliga a pensar que para el ministerio de los contagios no todo el personal que trabaja en recintos sanitarios es "personal sanitario" (sobre todo si lo hace en contratas privadas,o cuenta con más de 70 años : ninguno figura en la cifra oficial) o bien que el personal sanitario, en contra de lo que se afirma, no siempre pudo acceder a PCR antes de fallecer) . https://www.isciii.es/QueHacemos/Servicios/VigilanciaSaludPublicaRENAVE/EnfermedadesTransmisibles/Documents/INFORMES/Informes%20COVID-19/COVID-19%20en%20personal%20sanitario%2029%20de%20mayo%20de%202020.pdf

    ResponderEliminar
  2. Es muy admirable la intención y además haber puesto tanto de tus recursos mentales y materiales para llevarla a cabo.
    Qué generosidad la tuya, Juan.
    Muchísimas gracias,
    Galo Sánchez

    ResponderEliminar
  3. Cuanto dolor ! No hay excusa posible para estar bien preparados y protegidos ante la posibilidad de un nuevo brote. Si la Atención Primaria ahora no dispone de todos los medios de protección y diagnóstico que se necesitan no podrá haber disculpas

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu enorme trabajo de recopilar todos y cada uno de los casos en esta tragedia que se ha cebado con los sanitarios, en especial con los médicos.
    Lo que encuentro extraño es que el colectivo de enfermería, que es el más numeroso con diferencia, y siempre está mucho tiempo al lado del paciente en UCIS, en urgencias, etc, y en primaria también, aquí quizás con menor presión asistencial, en general, por una mejor organización de sus agendas, no ha sufrido el zarpazo de la COVID-19 con tanta intensidad, pues no llega al 4%, siendo el del colectivo médico casi 10 veces más. ¿Quizás el colectivo médico está muy envejecido? ¿Quizás el colectivo enfermero se protegió mejor? No sé, son cifras que invitan a la reflexión para que no vuelva a suceder y ningún colectivo tenga que contar con fallecimientos en los posibles rebrotes que vengan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente pese que es un colectivo mayoritariamente femenino, además de que es raro que siga trabajando después de los 65 años.
      Ser varón y la mayor edad son claros factores de riesgo para enfermedad severa y muerte.

      Eliminar
  5. Mi más profundo agradecimiento, Juan, por tu enorme dedicación a la verdad y la luz.
    La cifra aún ha de ser mayor, pues yo ya conozco a algún otro trabajador sanitario victima del Covid19, que no aparece en la lista.
    Sin duda terrible y del dolor a la ira es fácil pasar y buscar culpables a los que linchar. Sin embargo,pienso, y esto es una reflexión general y no, Juan, dirigida a tu valiosa aportación, pienso, digo, que la orientación sistémica es más apropiada que la del "enfoque de la persona", del último de la cadena que propició el último error. J Reason, en el 90, publicó un atinado modelo de análisis de seguridad (Seguridad del paciente y profesional, en este caso), que denominó como "Modelo del Queso Suizo (Gruyere)", para ilustrar que un caso grave como el accidente del Ave de la curva de Andraix, es la coincidencia catastrófica de un buen montón de errores concatenados y coincidentes (la alineación de los agujeros del queso) en todos los niveles de contención o de protección. No fue así el resultado final del proceso que se solventó culpabilizando y encarcelando al maquinista Sr.Aznar, como exclusivo responsable. Por tanto, nada aprendió Adif, con lo que el error se repetirá. Creo que no es nada edificante la orientación de búsqueda de razones de la catástrofe en el "Enfoque de la persona", pues, aparte de ser bastante inútil, nos pareceríamos a nuestros más deleznables convecinos con rol político en su indecente y esperpentico espectáculo retrasmitido al segundo por el infotaintment de los plumillas traidores a su oficio informativo. Culpar a los individuos es emocionalmente más cómodo y más satisfactorio que cuestionar a las instituciones. Aquí los errores son las causas de los problemas. Sin embargo, el Enfoque Sistémico, parte de la premisa de que los humanos son falibles y de que se darán errores, incluso en las mejores organizaciones. Los errores son contemplados como consecuencias, no como causas, comprendiendo que el origen de estos errores no parten tanto de la “condición humana” de los individuos como de factores sistémicos “aguas arriba”. Solo el Enfoque sistémico nos permitirá aprender y modificar las causas que provocan los fallos de concepto, supervisión, información, formación, comunicación, organizacón, relación ... Nos permitirá reconocer que ésto se ha ido larvando desde hace decádas, en el modelo de "Entorno-Relación" actual. En "La Sanidad Eludida", tienes 400 páginas de las razones que han provocado, permitido, propiciado y casi han hecho imposible evitar esta catástrofe. Sin el análisis sistémico, como con el AVE, nos volverá a pasar, pues, habremos "castigado a alguien", en los tribunales o en las urnas, pero el Sistema seguirá provocando "agujeros en las lonchas de queso", hasta la siguente coincidencia catastrófica.
    D.E.P. nuestras víctimas de la irresponsabilidad y la estupidez, que este virus nos ha mostrado, que, ya, podemos ser todos. ¿No será mejor forzar, presionar a los cambios, a las revisiones del modelo sanitario de Entorno-Relación, que buscar cabezas de turco?
    ART

    ResponderEliminar
  6. Descansen en paz todos ellos.
    Tenemos 40 sanitarios fallecidos en España de un total de 37.584 contagiados por COVID-19: tasa de letalidad de 0,1% para personal sanitario. Si tomamos la cifra de 95 profesionales más amplia, incluyendo a más colectivos profesionales dentro de lo sanitario también necesitaríamos conocer el número de contagiados. Muchos de los casos de sanitarios han sido, como en el resto de la población, debidos a los protocolos negligentes en los que se animaba a la gente a aislarse en una habitación con paracetamol. Lo que sorprende es que los propios sanitarios cayeran en ese error, de no buscar atención médica presencial porque a lo mejor necesitaban unos simples antibióticos que nunca fueron recetados. La hija de Luis Pérez Suárez lo cuenta en una carta muy emotiva, espero que se atrevan a denunciar en los juzgados. Se está echando la culpa a un virus de lo que es mala gestión, medicina de guerra y protocolos del pánico. A veces pienso que si no se hubiese hablado de pandemia y se hubiese seguido tratando a la gente como en diciembre habría habido muchísimas menos muertes. De hecho, el virus estaba por Europa muchísimo antes y no hubo exceso de mortalidad. Se lió en cuanto se cerró la atención primaria, se pusieron protocolos locos de aislamiento sin atención médica presencial, diagnósticos por tests que dan positivos hasta las papayas en Tanzania, pero que dejan a las residencias sin personal porque aunque sean asintomáticos tienen que irse...

    ResponderEliminar
  7. Un post muy emocionante e interesante. Muchas gracias Juan por tu trabajo. Y esperemos no volver a tener catástrofes y dramas como esta situacion que reflejas de forma tan bien documentada.

    ResponderEliminar
  8. Falta en tu lista un enfermero del Summa 061 de Madrid que se llamaba Sergio y que creo se apellida a Martinez

    ResponderEliminar
  9. me he emocionado, y lo lamento enormemente
    Gracias por el esfuerzo y trabajo en hacer este homenaje

    Rafael Gómez
    C.S. Calesas en Madrid

    ResponderEliminar