Páginas vistas en total

domingo, 11 de marzo de 2018

¿Existe el purgatorio en especializada?

Las declaraciones del jefe de servicio de oftalmología del Hospital de Pontevedra sobre la existencia de lo que llama "el purgatorio de las consultas sucesivas" han activado esta entrada. Este "purgatorio", de existir, explicaría parte de algunos resultados aparentemente contraintuitivos referidos a la evolución de las consultas sucesivas en especializada y de la lista de espera quirúrgica descritos en este blog. Veámoslo.




Antes de proseguir con la lectura de esta entrada conviene leer por entero la noticia de las declaraciones del jefe de servicio de oftalmología del Hospital de Pontevedra que dimite "por dignidad" (aquí). 




Consultas sucesivas en especializada
Este "purgatorio", como mecanismo de "contención-regulación" de las listas de espera, podría explicar parte del aumento de este tipo de consultas (las sucesivas) que se ha producido durante los últimos años en la atención especializada de nuestro SNS descritos en esta entrada del blog titulada "Consultas, más en especializada pero menos en primaria y en urgencias: ¿medicina de excesos?" (aquí). Los datos de las consultas de especializada procedían de "Indicadores Hospitalarios. Evolución 2002-2013" y de la "Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada del año 2014". Los datos de las consultas de los Médicos de familia en Atención Primaria procedían del "Sistema de Información de Atención Primaria-SIAP". Los datos más recientemente publicados en estas fuentes permiten la actualización hasta el año 2015, lo que se ilustra en la siguiente figura.



Estas consultas sucesivas son aquellas que los especialistas se generan a ellos mismos. Son las que más crecieron entre 2007 y 2015. Crecieron casi el doble que las primeras consultas y casi siete veces más que las consultas de los médicos de familia de los centros de salud. Este crecimiento de las consultas sucesivas resulta especialmente llamativo a partir de 2011, si tenemos en cuenta lo poco que aumentan las primeras visitas desde ese año y la reducción de las consultas de los médicos de familia. ¿Cómo es posible esto? La medicina de excesos podría ser su explicación, pero también en parte se podría explicar por la existencia del "purgatorio de las consultas sucesivas". Un sitio donde los pacientes van y vienen, vienen y van, hasta que lleguen tiempos mejores para sentar su indicación quirúrgica. Aunque esto, pensándolo bien, también es un exceso.







Listas de espera quirúrgica
La EESE 2014, la ENS 2006 y la ENS 2012 permiten aproximarnos a la realidad de la lista de espera quirúrgica a través de lo que cuentan los españoles adultos ( 15 años de edad) cuando se les pregunta por dicha cuestión. Esta información no se recoge, lamentablemente, en la ENS 2009. Se puede determinar la evolución (2006, 2012 y 2014) de la permanencia en lista de espera para el último ingreso hospitalario por intervención quirúrgica y su duración en meses. Esto se hizo en esta entrada del blog (aquí) y, a la vista de los resultados, entonces escribía esto (casualmente puse el ejemplo de las cataratas): 

"Da la impresión de que no hay nada como una buena crisis para que mejoren las listas de espera. ¿Es posible que ante determinados procesos se haya “reducido” o "aplazado" la indicación de intervención y la consecuente inclusión en lista de espera? ¿Es posible que, por ejemplo, algunos pacientes con cataratas que se incluían en lista de espera en 2006 no se incluyan en 2012 y en 2014 porque pueden “aguantar” más tiempo sin operar y, por tanto, sin ser incluidos en lista de espera quirúrgica. En el fondo, da la impresión de que el sistema se auto-regula y “reduce” la indicación de intervención ante determinados procesos durante los años de crisis. De repente, algunas cosas pueden "esperar a que vengan tiempos mejores”. El problema es que esto no puede prolongarse durante mucho tiempo. En algún momento, esas cataratas que no se incluyeron en lista de espera porque “podían aguantar un poco más sin operar” ya no aguantarán y vendrán todos esos pacientes prácticamente a la vez diciendo que no ven nada y que les tenemos que operar. Y quien dice cataratas, dice prótesis de lo que sea y todo aquello que pueda ser “aplazado” durante un tiempo prudencial. La cuestión es saber hasta cuánto tiempo es "prudencial". Todo esto hace suponer que en poco tiempo proliferarán en el sistema incentivos tipo "peonadas" para reducir la bolsa estancada de intervenciones que se han podido "aguantar" sin incluir en lista de espera durante los años de mayores recortes,..."

En un artículo de la Revista Sanidad, El Economista en abril de 2016 (pág. 7) ante la aparente reducción de las listas de espera quirúrgica durante los peores años de recortes por la crisis, se afirmaba: "detrás de los datos que facilitan las Administraciones regionales hay, sin duda, mucho maquillaje. Se da así la paradoja de que, mientras los presupuestos autonómicos menguaban entre 2012 y 2014, los datos de listas de espera que proporcionaban al Ministerio se reducían desde el máximo de 571.395 pacientes registrado en diciembre de 2012, hasta los 511.923 computados en diciembre de 2014. Casi 60.000 pacientes menos computados, a pesar de recortar en plantillas y equipos, la cuadratura del círculo.El periodista, ante la simultánea reducción de recursos y de pacientes en lista de espera, sospechaba "maquillaje". ¿Hay "maquillaje" o hay "otra cosa"?, titulaba yo la entrada (aquí). Había otra cosa: el purgatorio.



El purgatorio
He de agradecerle al jefe de oftalmología dimisionario que me haya hecho recordar estos dos resultados (aumento de las consultas sucesivas y aparente reducción de listas de espera durante los peores años de la crisis). Efectivamente, los datos oficiales, incluso los actualizados hasta el año 2015, concuerdan con la existencia de este "purgatorio de las consultas sucesivas" que ahora pone sobre la mesa este jefe de servicio.



El purgatorio,  ¿"nace" o "se hace"?
El purgatorio podría "nacer" improvisadamente sobre la marcha como una especie de mecanismo de autoregulación del propio sistema por la iniciativa de miles de especialistas que, sin acuerdo previo ni siguiendo ninguna instrucción, contienen la indicación quirúrgica de los pacientes y los mantienen en el "purgatorio" a la espera de que mejore la situación económica del sistema y puedan ser intervenidos. Pero el purgatorio también se podría "hacer" de forma planeada por acuerdo previo siguiendo instrucciones de los Jefes y Gerentes. Sea de una forma u otra, el "purgatorio de las consultas sucesivas" es muy probable que haya existido o todavía exista. Si el purgatorio "nació" improvisadamente o "se hizo" planificadamente sólo lo saben los Jefes y Gerentes. Los datos de las estadísticas y encuestas lo respaldan, y las declaraciones de este Jefe de servicio refuerzan su existencia.



Por cierto, la "dignidad" es otra cosa
Da la impresión de que el Jefe de oftalmología de Pontevedra dimitió porque la Consejería no accedió -según refiere la noticia- a su "petición de que se dotase al hospital de más personal para operar en horario de tarde (sostiene que en cinco años se hicieron 80 cirugías en esa franja cuando anualmente se practican 1.500)". ¿Estaba pidiendo las peonadas que la Consejerías eliminó durante los peores años de crisis? (aquí). Él afirma que dimitió por dignidad, pero la dignidad es otra cosa. Es por ejemplo, lo que hizo el Director Gerente de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud, el Dr. Alejandro Rojo. Como no "se encontraban" profesionales para la guardia de Nochevieja, cambió el traje de director por la bata y se puso a ver pacientes en el centro de salud de Santoña (aquí). Eso es dignidad.

La administración sanitaria ya no dispone de "petróleo barato" y no nada ya en aquella sobreabundancia de médicos, muchísimos en el paro o muy precarizados, en cuya salsa su tosca gestión del personal funcionaba. Ahora, esa primitiva gestión del personal ya no sirve para "encontrar" médicos. Es ya una forma arcaica de gestión, casi un fósil, mantenida por esa "tecnoestructura" que percibe un salario por "encontrar" unos médicos que ya “no encuentra”. Más le valdría a toda esta "tecnoestructura" que "no encuentra" médicos seguir el ejemplo del director cántabro, ponerse la bata y volver a la trinchera a ver pacientes. ¿No "faltan" médicos? Pues nada, manos a la obra. No vaya a ser que "falten" médicos para ver pacientes y "sobren" en determinados cargos, carguillos y carguetes, lejos de la trinchera.






4 comentarios:

  1. Si hay dinero para "peonadas" pues más lista de espera. Mientras sólo se valoré los tiempos y no la pertinencia de las indicaciones en procesos con un amplio margen de decisión no hay solución

    ResponderEliminar
  2. Lo que habría que auditar es la continua recitación de pacientes para control de patologías que pueden ser seguidas en Atención Primaria y por un coste entre 3 y 5 veces inferior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verguenza " esa continua recitación de pacientes para control de patologías que pueden ser seguidas en Atención Primaria y por un coste entre 3 y 5 veces inferior"

      Eliminar
  3. Revisiones y revisiones sin control para tener zonas de "confort", no exclusivas de especializada ni siquiera exclusivas de médicos ..... pero ¿quien le pone el cascabel al gato en temas de "utilidad y productividad" de nuestras consultas?, como decia un compañero "cuando los indios saben mas que los jefes"....

    ResponderEliminar