lunes, 13 de mayo de 2013

Consultas médicas ambulatorias e ingresos hospitalarios en niños según clase social en España.

En una entrada anterior se expusieron algunos detalles de las consultas médicas ambulatorias e ingresos hospitalarios en adultos y su relación con la clase social en España. En esta ocasión le toca el turno a los niños. Se tratarán básicamente los mismos aspectos que se trataron en el caso de los adultos, también con datos procedentes de la última Encuesta Nacional de Salud.


PREGUNTAS ANALIZADAS
A partir de los microdatos anonimizados, se analizan las respuestas de un total de 5.495 niños menores de 15 años de edad entrevistados a 9 preguntas del cuestionario de menores de la ENSE 2011/12. También se recogen la edad y sexo del menor. En realidad, quien responde a las preguntas no es el menor sino un adulto informante o de referencia del hogar (padre, madre, tutor legal, abuelo, etc.). En el 94% de los casos responde el padre o la madre del menor y la clase social que se considera en la encuesta es, en el caso de los menores, la del adulto de referencia que responde a las preguntas relativas al menor (el padre o la madre del menor en el 94% de los casos). Las 9 preguntas son las nº 4, 16, 17, 18, 19, 24, 33, 37, 40; y aparecen así en el cuestionario:



Definición de consulta médica y hospitalización


Según la metodología de la encuesta, una consulta médica es cualquier visita a un profesional médico titulado (personal o telefónicamente), para diagnóstico, examen, tratamiento, seguimiento, consejo o cualquier otro trámite. También se considera consulta médica las revisiones y peticiones de recetas. No se considera consulta médica los exámenes médicos colectivos (laborales, escolares, etc.), la simple petición de hora o cita, las consultas al estomatólogo, dentista o higienista dental, la realización de cualquier prueba diagnóstica (radiografías, análisis, etc.) o procedimiento terapéutico indicado por un médico, ni los contactos con farmacéuticos u ópticos para la adquisición de prescripciones médicas. Hospitalización es todo ingreso en un hospital para recibir asistencia médica o médico quirúrgica que suponga, al menos, pasar una noche en el mismo o tener una cama asignada. No se considera hospitalización permanecer menos de 24 horas en un servicio de urgencias o en otro servicio para realización de pruebas diagnósticas o terapéuticas. Tampoco se considera hospitalización la permanencia de las personas que acompañan al enfermo aunque ocupen una cama y estén más de un día, ni los recién nacidos sanos que ocupen una cama más de un día.




CLASE SOCIAL EN LA ENSE 2011/12
Las categorías de clase social (CS) consideradas en la ENSE 2011/12 se obtienen a partir de la ocupación, actual o pasada, codificada a tres dígitos según la Clasificación Nacional de Ocupaciones de 2011. Para más información consultar la metodología y la descripción de variables compuestas. Las clases en la ENSE2011/12 son las siguientes:
CS I. Directores/as y gerentes de establecimientos de 10 o más asalariados/as y profesionales tradicionalmente asociados/as a licenciaturas universitarias.
CS II. Directores/as y gerentes de establecimientos de menos de 10 asalariados/as, profesionales tradicionalmente asociados/ as a diplomaturas universitarias y otros/as profesionales de apoyo técnico. Deportistas y artistas.
CS III. Ocupaciones intermedias y trabajadores/as por cuenta propia.
CS IV. Supervisores/as y trabajadores/as en ocupaciones técnicas cualificadas. V. Trabajadores/as cualificados/as del sector primario y otros/as trabajadores/as semi-cualificados/as.
CS VI. Trabajadores no cualificados.



DISTRIBUCIÓN DE LAS CLASES SOCIALES* EN EL TOTAL DE NIÑOS ENTREVISTADOS (n = 5.495)

Clase social (CS)
Efectivos
Porcentaje
sobre el total
CS I
635
11,6
CS II
459
8,4
CS III
1.004
18,3
CS IV
750
13,6
CS V
1622
29,5
CS VI
692
12,6
No consta
333
6,1
Total
5.495
100

*La clase social es la del adulto informante de referencia que en el 94% de los casos es el padre o la madre del niño.


RESPUESTAS EN EL TOTAL DE NIÑOS ENTREVISTADOS
La siguiente tabla refleja las respuestas en el total de los 5.495 niños entrevistados:

Pregunta Nº
Contenido
pregunta
Respuesta analizada
Resultado*
4
Estado de salud percibido en los últimos 12 meses
Muy bueno
o bueno
92,8
16
Consulta médica en las últimas 4 semanas
SI
37,5
17
Consulta a pediatra de cabecera o médico de familia o general en las 4 últimas semanas
SI
84,7
18
Consulta a un médico especialista en las 4 últimas semanas
SI
28,3
19
¿El último médico al que consultó fue médico general/de familia, pediatra de cabecera u otro especialista?
Otro especialista
40,1
24
Dependencia funcional del médico de la última consulta
Sanidad pública (Segur. Social)
87,5
33
Ingreso en hospital en los últimos 12 meses
SI
4,4
37
¿Estuvo en lista de espera para ingresar en el hospital?
SI
12,8
40
¿A cargo de quién corrieron los gastos de hospitalización?
Sanidad pública (Segur. Social)
86,4
Sexo
varón
52,6
Edad
media (años)
7,0
*Expresado en porcentaje excepto la variable edad que expresa la media en años.


RESPUESTAS SEGÚN CLASE SOCIAL
La siguiente tabla refleja las respuestas de los 5.495 niños entrevistados según clase social.

Pregunta Nº
Contenido pregunta
(respuesta analizada)
Resultado respuesta analizada según
Clase Social (CS)
CS I
CS II
CS III
CS IV
CS V
CS VI
4
Estado de salud percibido en los últimos 12 meses (Muy bueno o bueno; %)
96,1
94,3
92,3
91,7
91,7
92,5
16
Consulta médica en las últimas 4 semanas
(Sí; %)
36,9
37,3
37,8
36,9
38,3
36,1
17
Consulta a pediatra de cabecera o médico de familia o general en las 4 últimas semanas (Si; %)
82,9
85,4
82,1
86,3
85,7
85,2
18
Consulta a un médico especialista en las 4 últimas semanas (Si; %)
29,1
24,6
32,4
27,1
27,9
31,2
19
¿El último médico al que consultó fue médico general/de familia, pediatra de cabecera u otro especialista? (Otro especialista; %)
52,9
42,9
40,9
32,6
42,6
29,5
24
Dependencia funcional del médico de la última consulta (Sanidad pública-Seguridad Social; %)
76,9
74,3
82,1
92,4
91,9
95,6
33
Ingreso en hospital en los últimos 12 meses
(Si; %)
3,31
3,27
4,88
4,40
4,50
5,49
37
¿Estuvo en lista de espera para ingresar en el hospital? (Si; %)
9,5
6,7
12,2
15,2
13,7
15,8
40
¿A cargo de quién corrieron los gastos de hospitalización? (Sanidad pública-Seguridad Social; %)
76,2
66,7
81,6
90,9
93,2
94,7
Sexo
(varón; %)
49,4
49,5
55,2
54,7
51,8
50,1
Edad
media (años)
6,8
7,1
7,0
6,7
7,2
7,3





REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE LOS ANTERIORES RESULTADOS


CONSULTAS MÉDICAS AMBULATORIAS




INGRESOS HOSPITALARIOS






EDAD, SEXO y AUTOPERCEPCIÓN DEL ESTADO DE SALUD







PRINCIPALES DIFERENCIAS SEGÚN CLASE SOCIAL
Edad, sexo, estado de salud percibido
La edad es muy similar en todas las clases sociales (media=7,0; DE= 4,39). La proporción de varones es ligeramente mayor en las clases medias. El estado de salud percibido es claramente mayor en los niños de las clases altas (CS I y CS II), en el resto de clases es similar.

Consulta médica en el último mes y tipo de médico (general/de familia/pediatra de cabecera u otro médico especialista) consultado en el último mes
La proporción de niños que han realizado al menos una consulta médica en el último mes es muy similar en todas las clases sociales. La consulta durante el último mes al pediatra de cabecera o médico general/de familia también es muy similar en todas las clases sociales. También es similar la proporción de niños que han consultado con otro especialista distinto al médico de familia o pediatra de cabecera en el último mes.

Último médico consultado en el último mes (médico general/ de familia o médico especialista) y dependencia funcional del mismo
En el conjunto de la muestra, el último médico consultado en el último mes es un médico especialista distinto al pediatra de cabecera o médico general/de familia en el 40% de los casos. Sin embargo, esta proporción es mucho mayor (53%) en la clase social más alta (CS I) pese a que es ésta, precisamente, la que declara un mejor estado de salud percibido. La dependencia funcional del último médico consultado es pública en más del 90% de las clases sociales IV, V y VI, mientras que en los niños de las clases más altas (CS I y CS II) la dependencia funcional del último médico consultado es privada aproximadamente en le 25% de los casos.

Hospitalización
Las hospitalizaciones fueron algo menos frecuentes entre los niños de las clases altas, lo que encaja con un mejor estado de salud percibido.  En las clases sociales más altas es más prevalente el ingreso hospitalario en el ámbito de provisión privada, lo que ocurre en el 24 - 33% de los casos. Sin embargo, la proporción de ingresos hospitalarios en al ámbito público de provisión crece en las clases sociales medias y bajas hasta alcanzar prácticamente el 95% en la más baja. La proporción de niños hospitalizados que han estado en lista de espera previa al ingreso es claramente menor en los niños de clases altas.


CONCLUSIÓN
Los niños de la clase más alta consultan más al médico especialista (distinto al médico de familia o pediatra de cabecera) que el resto de los niños, pese a que su estado de salud percibido es con claridad el mejor (según manifiestan sus padres), lo que sugiere un uso inadecuado: a más salud más visitas a un médico especialista distinto al médico de familia o pediatra de cabecera. Tanto la consulta médica ambulatoria como el ingreso hospitalario en el ámbito privado de provisión son mucho más frecuentes en las clases altas. En las clases bajas, en cambio, tanto el ingreso hospitalario como la consulta médica ocurren casi en su totalidad en el ámbito público de provisión.

PRINCIPALES DIFERENCIAS CON LO QUE OCURRE EN ADULTOS
En relación con la clase social, las particularidades de las consultas médicas ambulatorias y los ingresos hospitalarios en niños son muy similares a lo que ocurre en adultos. La principal diferencia estriba en que, entre los niños, parece que exista una mayor aceptación del médico de familia y pediatra de cabecera pues no se aprecia una menor utilización de estos entre las clases altas respecto del resto de clases. Sin embargo, en el caso de los adultos, las clases altas hacen un menor uso del médico de familia del que hacen el resto de clases. La ventaja de una menor espera previa al ingreso hospitalario que las clases altas muestran respecto del resto de clases es mucho mayor en el caso de los niños que en el de los adultos. Finalmente, en los adultos se observa un claro mayor incremento de la proporción de individuos que efectúan una consulta médica en el último mes a medida que empeora la clase social, sin embargo en los niños esta proporción es prácticamente igual en todas clases sociales. En los niños, la proporción que han consultado con otro especialista distinto al médico de familia o pediatra de cabecera en el último mes es similar entre clases sociales. Sin embargo, en los adultos se detecta un mayor uso del médico especialista en el último mes en la clases altas que en las bajas. Quizá se deba esto a que los padres de los niños ven como auténtico especialista al pediatra de cabecera que atiende a sus hijos (aunque este sea en realidad médico de familia) y no consideran necesario acudir a "otro especista",  mientras que los adultos no consideran tan "especialista" al médico de familia que les atiende a ellos por lo que prefieren consultar con un "auténtico" especialista generalmente en el ámbito privado de provisión (aunque la financiación sea pública).
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario